Todos nos hemos convertido en consumidores más exigentes y responsables. Da igual de qué producto o servicio estemos hablando, el hecho de contar con un más fácil y rápido acceso a la información hace que estemos en condiciones de reclamar un servicio más competente. Podemos cambiar de compañía telefónica si no estamos contentos con el servicio, de supermercado porque recibimos ofertas más baratas de otro supermercado, e incluso podemos cambiar de colegio o escuela para nuestros hijos de manera muy fácil porque la experiencia no es como esperamos. Antes era más habitual era llevar a tu hijo a la escuela infantil más cercana y compartir tu experiencia con los otros padres unos pocos minutos si se coincidía a la salida.

Hoy podemos acceder a comentarios, consejos y experiencias de padres sobre escuelas infantiles de toda nuestra ciudad. Podemos conocer los precios, condiciones higiénicas, estilo de enseñanza o facilidad de horarios de todas las escuelas que tenemos cerca. Si somos exigentes con nuestra compañía telefónica, esa exigencia se multiplica cuando se trata del cuidado de nuestros pequeños. Y si además nos encontramos en periodo de crisis, esa exigencia es total.

La exigencia de los padres hacía las Escuelas Infantiles es total

Las escuelas se encuentran con mayor competencia y no tienen que saber cómo enfrentarse a ella. Pero por si fuera poco hay que sumar problemas como la subida de las tarifas de la luz, el gas, el IPC… Los retos a los que se enfrentan las escuelas infantiles son muchos y la única manera de enfrentarse a ellos es proporcionando cada año un mejor servicio y más personalizado servicio facilitando la vida a unos padres con cada vez menos tiempo.

Hay ejemplos de servicios que facilitan la relación de los padres con las escuelas infantiles como el pago automático, el pago con tarjeta de crédito, recordatorios automáticos vía email o SMS… Pero también nos encontramos con escuelas que utilizan las nuevas tecnologías para acercarse más a los padres, con grupos de Facebook, grupos privados y protegidos donde compartir video e imágenes de los pequeños o foros para padres creando así ese valor añadido que los padres demandan y, que además, resultan muy baratos.

Llegar a los padres

Nuestra experiencia en el trato diario con escuelas infantiles nos muestra que el mayor problema que tiene la dirección de los centros es conseguir comunicar a los padres los beneficios de su escuela, mostrar que su centro va a cubrir sus necesidades y lo va a conseguir dándole lo que más valora los padres en el momento de dejar a sus hijos en la guardería, la tranquilidad de saber que sus hijos se encuentran en las mejores manos después de las suyas propias.

Las escuelas infantiles tienen que esforzarse en entender cuáles son las necesidades de los padres, cuáles sus preocupaciones, tanto en el cuidado de sus hijos como en el resto de aspectos que tienen que ver con la escuela: higiene, equipamiento, horarios, espacios al aire libre, métodos de pago, relaciones con otros padres, etc. Cada padre tiene unas expectativas para su hijo y una idea de lo que espera de él pero también de la escuela infantil a la que acude, y es imposible que cubramos esas necesidades si las desconocemos.

Estar a la escucha es primordial

Las escuelas infantiles tienen poco margen de maniobra para publicitar sus servicios, para gastar dinero en anuncios y promociones, pero sí tienen la posibilidad de crear ofertas personalizadas y adecuadas a los padres. Ser capaces de mostrar con total claridad que las actividades desarrolladas en las escuelas infantiles casan con sus intereses y prioridades va a garantizar la satisfacción y la calidad de servicio que demandan. Sirva como ejemplo “El Rincón Maestro” el blog de Marta Victorio, maestra de Educación Infantil, que acerca a sus padres las actividades que realiza con total transparencia, comentando los productos que utiliza para la higiene de los niños o diferentes juegos que lleva a cabo con los pequeños.

Sólo con un acercamiento más personal podremos crear la relación de confianza que haga que esos clientes más exigentes que nunca nos traigan más clientes capaces de hacer mejorar nuestro servicio cada año.

Post Data: gracias a Acento Infantil por haber publicado nuestro artículo en su revista nº58 de septiembre 2011

Deja un comentario