En un artículo anterior, empecé a tratar el cómo hacer para que la gente de más valor a la labor que se desarrolla en las Escuelas Infantiles. Intentaba demostrar que para promocionar el valor de tu trabajo, no puedes esperar nada de las autoridades como el Ministerio de Educación u otra institución pública. El movimiento tiene que empezar desde abajo. En tu Escuela. En ti mismo. En tu equipo. En tus empleados.

Seguimos con 4 cosas que te ayudarán a dar más valor a tu labor cotidiana y como resultado a tu Escuela Infantil:

  • ¿Explicas lo que haces? Un padre hace una pregunta, hay un malentendido, una novedad; toma el tiempo necesario para explicar el cómo y sobre todo el porqué de las cosas. Es a través del porqué que se demuestra la profesionalidad y el respeto. Cada educadora tiene que tener este reflejo adquirido.
  • ¿Cuál es tu poder de influencia? ¿Pueden saber los padres antes de conocerte lo profesional que eres? ¿Eres una persona conocida en tu barrio? ¿Tienes un blog? ¿Escribes artículos en un boletín para los padres? Si no, ¡empieza ya! Serás alguien influyente cuando los demás te consideren una experta y profesional de tu sector.
  • ¿Conoces el nivel de satisfacción actual de los padres? ¿Has realizado alguna vez un cuestionario de satisfacción a los padres de tu Escuela? No requiere mucho trabajo (lo más difícil es elaborar las preguntas que es casi un arte) y dará una imagen de profesionalidad. Cuidado, no preguntes a los padres cómo quieren que sea tu escuela. Identifica sus necesidades. Las respuestas a las necesidades serán tu responsabilidad.
  • ¿Tienes una visión de cómo será tu Escuela dentro de 1, 2, 5, años? ¿Qué novedad quieres introducir en los próximos meses? ¿Estas preparada para recibir padres nacidos en 1990? Se habla de tecnología de la información hasta marearnos. No es cuestión de revolucionar en 2 días todo, pero es fundamental tener una idea de los próximos pasos que darás para adaptarte a tu entorno.

La mejora de la percepción por parte de los padres del primer ciclo de Infantil, no ocurrirá de la noche a la mañana. Pero cuidando algunos detalles tendrás un impacto muy positivo para dignificar tu profesión. 

Así que no esperes a nadie, empieza tú misma a promocionar el valor de tu trabajo. ¿Necesitas ayuda? En Provei te podemos ayudar.

 

Acabo de darme cuenta que hay una página de este blog que no tenía muy actualizada. Es la página “Acerca del blog de Provei“. Así que hago una copia de la página aquí con los últimos cambios, especialmente el vínculo de Linkedin.

***********

Las Escuelas Infantiles que lideran no hacen las cosas como todo el mundo. Superan la media, buscan nuevas formas de considerar la Educación Infantil. No siguen a nadie, sino que son seguidas. No copian, sino que inspiran.

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración? ¿Cómo te diferencias de los demás?

En Provei, queremos ser una fuente de inspiración, un respaldo para afrontar esta época que trae dificultades, pero también oportunidades.

Provei, proveedor para las escuelas Infantiles

Provei es un proveedor dedicado exclusivamente a las Escuelas Infantiles. Ayudamos las Escuelas Infantiles a diferenciarse, usando nuestros productos y nuestros servicios.

Mediante este blog, publicaremos artículos relacionado con la gestión de Escuelas Infantiles.

Para conocernos más puedes visitar nuestra web, seguirnos en Facebook Twitter o en Linkedin.

Hace poco he dirigido una charla-coloquio a los asociados de ACEIM, la Asociación de Centros de Educación Infantiles de Madrid. El tema estaba basado en uno de mis artículos “6 cosas que hacer para que las visitas de tu escuela sean exitosas“. Todas las Directoras y Directores presentes han evaluado la charla positivamente y he podido hablar con muchos de ellos en “petit comité”. En todas las conversaciones, volvía el tema de la necesaria adaptación a las circunstancias actuales y también el problema de reconocimiento de la labor educativa y de la imagen general que dan las Escuelas Infantiles. ¿Cómo hacer para que se valore el trabajo que se hace en las Escuelas Infantiles?

Pero antes de contestar a esta pregunta, creo que es importante hacer otra: ¿Quién está mejor posicionado para promocionar el valor de tu trabajo? ¿Será otra persona o serás tu mismo? ¿Será el ministro de la Educación? ¿Serán los sindicatos?

Las asociaciones locales y nacionales como CECE, ACADE, ACEIM, etc… tienen un papel importante en la promoción del valor del primer ciclo de infantil, pero ¿quién está en contacto cotidiano con los padres? El movimiento tiene que empezar desde abajo. En tu Escuela. En ti mismo. En tu equipo. En tus empleados.

No hay un remedio mágico para cambiar las mentalidades. Es una labor que requiere tiempo, esfuerzo y perspicacia. ¿Qué puedes hacer concretamente para que se valore más tu trabajo y por consecuencia tu gremio?

Te propongo una pistas de reflexión para ti:

  • ¿Cuidas realmente tu imagen? Puedes hacer una prueba sencilla para saberlo. Contesta a estás preguntas: ¿Tienes tarjeta de visitas impresas por un profesional de las que estás orgullosa? ¿Tienes un sitio web que genera visitas a tu Escuela y del que estás contenta? ¿Conectas con tus clientes a través de las redes sociales o de nuevas aplicaciones móviles? Quizás tienes padres que han nacido en 1990… ¿Sabías que para ellos, internet, los smartphone, facebook, twitter son medios de comunicación básicos?
  • ¿Te promocionas adecuadamente? Otro test. ¿Tienes un presupuesto anual para las acciones de promoción que haces al año? ¿Tienes un plan o un calendario para dicha promoción? Un plan no tiene porque ser 50 páginas. Pero si no planificas esas cosas, no puedes tener una promoción eficaz y que cumpla con tus expectativas.
  • ¿Tus empleados tienen una actitud positiva? ¿Los conocimientos adecuados? ¿La competencia necesaria? Estos 3 pilares son fundamentales para apoyarte en tus empleados. Una mala actitud, una falta de conocimientos o malas prácticas pueden arruinar todos tus esfuerzos en hacer que se valore tu trabajo.

Abordaremos en una segunda parte otros consejos para promover tu labor en la Escuela Infantil.

Y recuerda: si no lo haces tú, nadie lo hará por ti.

¡Felices fiestas!

 

 

Hace poco la empresa de telefonía Orange ha anunciado de una forma original su nueva oferta de servicio incluido.

 

En el vídeo, un hombre entra en un hotel pero empieza a extrañarse: los clientes del hotel entran y salen del hotel con sábanas bajo el brazo. Su cara sigue con la misma expresión de sorpresa cuando una voz nos explica la situación: Que en un hotel no te den sábanas para dormir ¿te resultaría raro, no?

Me ha gustado porque nos muestra una situación imaginaria que nos parece increíble: ¡tener que llevar sábanas a un hotel!

Entendemos que cuando vamos a un hotel, hay muchas cosas que están incluidas en el precio de “la habitación” y que nos parecen de lo más natural del mundo como no tener que traer tus cubiertos y servilletas cuando vas a un restaurante…

Cuando vamos a un hotel, no contratamos únicamente “una-habitación-dónde-hay-una-cama” sino todo un conjunto de servicios que hará que nuestra estancia sea satisfactoria. Hacer que en un espacio podamos descansar, hacer negocios, pasar una noche romántica, etc…

¿Y en una Escuela Infantil? ¿Qué es lo que contratan los padres? “Un-local-dónde-los-niños-están-cuidados” o un conjunto de servicios que les permitirá a ellos y a su hijo crecer como familia e individuo?

¿Y en tu Escuela? ¿Qué está o no está incluido? ¿Qué podrías ofrecer para que los padres y los niños tengan una experiencia de lo más satisfactoria? No te dejes influenciar por el “siempre se ha hecho así” o “porque los otros lo hacen así”. Si no, te arriesgas a ser como el hotel donde hay que traer sábanas en vez de una Escuela Infantil dónde los padres y los niños disfrutan de muchos servicios incluidos.

Hace poco fui al médico para una hacer una revisión. Hay algo que no entiendo con algunos médicos: son inteligentes, han estudiado mucho, ven mucha gente cada día, tienen reconocimiento social pero… ¡te tratan mal! No sonríen, casi no te saludan cuando entras en la consulta, miran todo el rato el ordenador (pasan más tiempo tecleando que hablando contigo), te hacen algunas preguntas pero no te explican nada. ¡Parece que le estás molestando! Usan su autoridad moral – la justificación de lo que dicen es: porque lo digo yo.

Siempre me he preguntado. ¿Tendrán en sus estudios de medicina una asignatura “Relación con los pacientes” o “Pedagogía” o “Psicología del paciente”?

REALIDAD: relacionarse con los pacientes o con los clientes tiene mucha similitud. Un profesional tiene un conocimiento, una experiencia que el cliente no tiene y es por eso que acude a él. Es a través de las conversaciones con nuestros clientes que valoramos el trabajo que realizamos. La opinión de un cliente es fruto de las interacciones con el personal de la Escuela.

ESTO ES LO QUE TIENES QUE RECORDAR

Cuando un padre nos hace preguntas, es buena señal. Los que preguntan son los que se preocupan más por sus hijos y porque las cosas vayan bien. Te dan información sobre sus necesidades aunque no las expresen directamente. Cada pregunta que hace un padre es una ocasión única para:

  1. Empatizar con él tratando de explicarle lo que hacemos,
  2. Demostrar nuestra profesionalidad expresándonos lo más claramente posible,
  3. Valorar el trabajo que se realiza (el porqué de lo que hacemos),
  4. Comunicar nuestra pasión y entusiasmo al realizar nuestro oficio.

EJEMPLO CONCRETO: Antes de una salida a la piscina, algunos padres te pueden preguntar: ¿Todo irá bien, verdad? ¿Qué responder a parte de “¡No te preocupes que lo van a pasar bomba!”?

Tómate 2 minutos para decirle al padre o a la madre: “Entiendo tu inquietud (empatizar), pero ten en cuenta que vamos en una piscina prevista para la acogida de niños y todo nuestro personal ha seguido una formación especifica para esta actividad (profesionalidad). Cuando tu hijo esté en el agua, será en brazos de una educadora. No olvides que esta es una actividad muy importante para el desarrollo psicomotor de tu hijo; mejorará el control de su cuerpo y le proporcionará calma y relajación al desgargar su energía física de manera controlada (valorar el trabajo). Pero también es muy lúdico y  disfrutará mucho. ¡Haremos juegos muy divertidos (entusiasmo)!

Relacionarse bien con los padres hará que ellos entiendan más el valor de tu servicio, te recomendarán a sus amigos, pero sobre todo, hará que tu trabajo sea más satisfactorio como profesional de la educación.

¡A disfrutar de las relaciones con los clientes!

Durante una conversación con una clienta, me contó que como Directora de Escuela Infantil era polivalente y que hacía de todo: ¿Falta la cocinera? Cocinas tú. ¿Falta la limpiadora? ¿Limpias tú. ¿Falta una educadora? Te encargas tu de los niños de su aula, etc…

Es verdad que los Directores/as tienen también este papel: hacer que funcione la Escuela pase lo que pase. Y esto hace que muy a menudo haya estrés y un poco de descontrol.¿Te preguntas a veces si gastas tu energía en actividades que valen la pena?,¿Te preguntas si podrías ser más eficaz? E incluso, ¿tienes una idea de cómo debería repartirse tu tiempo idealmente?

Aquí te doy unos consejos para optimizar tu tiempo:

1. Reduce el tiempo de las tareas que tienen poco valor

Existen dos tipos de actividades o tareas: las que son sólo un apoyo para un funcionamiento adecuado y las que aportan valor a tu Escuela.

Las actividades de soporte son en mayoría repetitivas y aburridas. Tienen que ser optimizadas al máximo. Son por ejemplo las tareas administrativas.

Las actividades que aportan valor son las más importantes. Es el tiempo que dedicas a tus clientes actuales y potenciales. Son las actividades que haces para promocionar tu Escuela o el tiempo que pasas en formarte para que mejorar tu propia productividad.

2. Delega

La delegación es lo más delicado. Tienes que encontrar personas de confianza, competentes a las que poco a poco puedas confiar tareas. Por ejemplo, puedes nombrar una educadora responsable del almacén. Tiene que mantener o evaluar el stock de material que queda y comunicarte cuando hace falta pasar pedidos.

3. Sal de tu Escuela, y no solamente para ir al banco…

Conoce los comercios de tu calle, de tu barrio. Participa en la asociación de vecinos o de comerciantes de la zona. ¿Hay un pediatra en tu barrio? Conócelo; Que sepa que existes. Háblale de lo que haces en tu escuela. Déjale un folleto. Conoces a la matrona del centro de salud de tu barrio? Es la persona que aconseja a las futuras madres. !Es probablemente la persona más importante para ti!

4. Inspírate

Hazte socio de una asociación profesional de tu gremio.¿Cuándo fue la última vez que fuiste a una feria profesional?. Salón de puericultura, de ocio, de tecnología de la información para educación, de moda infantil, de arquitectura… No dejes de inspirarte. Eso te dará ideas para mejorar a corto, medio y largo plazo

5. Forma a tu personal.

No dejes pasar el año y que los créditos de formación caduquen. Un personal más formado es más eficaz y más feliz. Es una buena forma de fidelizar los buenos elementos y atraer talentos. Forma a tu personal no solamente en pedagogía y educación sino en gestión del tiempo, del estrés, en comunicación, nuevas tecnologías… Ahorrarás más tiempo para ti si cuentas con un personal productivo.

6. Disfruta

Haz un balance de como te va.¿Qué es lo que más te gusta hacer? ¿En qué sientes que eres mejor?¿Cuáles son las tareas que sabes que tienes que hacer pero que no haces? ¿Son importantes? ¿puedes delegarlas o incluso contratar a un profesional para hacerlo? No olvides que el tiempo que pasas trabajando como Director/a de tu Escuela representa una parte muy importante de tu vida. Este tiempo tiene que traerte satisfacción y si no, ¿de que sirve?

 

La gastroenteritis es una infección vírica que afecta al estómago y al intestino, produciendo una inflamación de estos órganos, lo que impide que realicen su función y provoque el rechazo de los alimentos.

Al tratarse de un virus, es muy común que se produzca el contagio por contacto, así como por la ingesta de alimentos contaminados. Por ello, en las escuelas infantiles es muy común que se dé un rápido contagio entre los niños.

Para evitar que esto suceda, la prevención tiene que iniciarse desde casa. Hay que recordar a los padres que, cuando noten en sus hijos alguno de los síntomas más frecuentes de esta enfermedad, como náuseas, diarrea, fiebre moderada, cansancio y dolores musculares, retortijones o pérdida del apetito, es recomendable no llevar al niño a la escuela puesto que, además de que puede empeorar su estado de salud, también puede contagiar a otros compañeros.

Los causantes más comunes de la gastroenteritis son los virus y las bacterias

Lo que recomiendan médicos y pediatras ante esta patología es quedarse en casa guardando reposo e ingerir abundantes líquidos para evitar la deshidratación. El malestar suele durar entre 3 y 6 días, durante los cuales se recomienda dar una dieta blanda para recuperar el funcionamiento normal del aparato digestivo y, por supuesto, seguir las indicaciones del especialista.

Se trata de una dolencia muy común en niños y bebés, pero no por ello tenemos que dejar de  intentar poner todos los medios suficientes para su prevención.

Los causantes más comunes de la gastroenteritis son los virus y las bacterias, cuya propagación es muy rápida tanto a través de la bebida y los alimentos, como por el contacto entre personas.

Por ello, es primordial que todo el personal de la escuela infantil lleve a cabo unas medidas higiénicas exhaustivas.

Así, se recomienda lavarse y desinfectarse bien las manos, sobre todo  después de cambiar un pañal o acompañar a un niño al baño. Para extremar la precaución, se recomienda utilizar guantes estériles con lo que se evitará así el contacto de las manos con los agentes infecciosos.

Del mismo modo, hay que extremar la higiene antes de manipular cualquier tipo de alimento ya que es otro medio conductor de la infección.

En cuanto a la alimentación, puede ser también un agente trasmisor de gastroenteritis porque un alimento haya sido previamente contaminado, pero también porque pueda estar en mal estado. Microbios o bacterias como la salmonella, son también causantes de la enfermedad por lo que se recomienda intensificar las medidas higiénicas en cocinas y comedores. Del mismo modo, evitar que se tomen alimentos en otros lugares que puedan no cumplir con las medidas higiénicas y sanitarias necesarias.

Así pues, es recomendable lavar bien los alimentos antes de cocinarlos o, en el caso de las frutas, antes de ingerirlos. No tomar aquellos alimentos que presenten un estado deteriorado, que presenten un mal olor o cuya fecha de caducidad se haya cumplido. Evitar que los lácteos estén mucho tiempo fuera del frigorífico, sobre todo en temporadas más calurosas.

Resulta muy complicado controlar los virus, bacterias y microorganismos que coexisten en una misma comunidad, pero, en gran medida, depende de nuestros correctos hábitos, que puedan afectar a una forma de vida saludable.

El artículo sobre “Transformar una llamada telefónica en una oportunidad para tu escuela” ha generado muchos correos de agradecimiento y algunas preguntas. Así que os propongo seguir con el tema “comercial” y hablar de otra etapa muy importante: la visita.

RECORDATORIO: Hay una ley matemática entre número de clientes y número de visitas. Todos los clientes que tienes hoy han visitado tu Escuela antes de contratar contigo. 0 visitas = 0 clientes nuevos o bien:

0 visitas exitosas = 0 clientes…

REALIDAD: La dirección de la Escuela gasta mucha energía en dar a conocer la Escuela y dedica tiempo y esfuerzo en promocionarla. ¿Para qué todo esto? Para generar visitas y transformar visitas en nuevos niños para la Escuela Infantil. Si el objetivo de una de tus acciones de promociones no es este, piénsalo dos veces antes de gastar tu dinero…

Volviendo a mi experiencia personal, os cuento cómo fue la visita:

  • Nada más sentarnos en el despacho de la Directora, sin dirigirnos la palabra, empezó a imprimir papeles y a enfadarse con la impresora.
  • A los 5 minutos, ya teníamos en la mesa todos los papeles impresos y la directora nos enseño las tarifas. Sin decir nada, ella empezó con tachar unos precios y proponernos descuentos.
  • Hemos preguntado varios puntos y dudas que teníamos y la mayoría de las veces, ella no parecía muy segura en sus respuestas o bien daba respuestas que no eran muy positivas. Teníamos la sensación de “sacarle” información. Ella no nos hizo ninguna pregunta.
  • Durante la visita de las instalaciones, había aulas cerradas (no había niños durante nuestra visita) que no quiso abrir porque no tenía la llave.
  • Nos despedimos y ella nos dejo los papeles haciendo hincapié en el rollo administrativo que suponía. No ha apuntado ningún datos sobre nosotros y nuestro hijo.

¿Salimos de esta visita con buena impresión y ganas de dejar a nuestro hijo?

No…

ESTO ES LO QUE TIENES QUE HACER:

  1. Descubre las personas que tienes en frente de ti: haz preguntas sobre la situación, lo que buscan, lo que valoran. No se puede satisfacer a alguien si no sabes cuales son sus necesidades. En el caso de una madre que tiene que dejar su hijo, podríamos decir: no se puede reconfortar alguien si no sabes cuales son sus temores. No empieces con los precios – los abordarás al final.
  2. Trata las preguntas y objeciones como oportunidades: Tómate todas las preguntas como algo positivo. Demuestra que lo tienes todo pensado. Intenta no solamente responder a la pregunta sino trata de explicar el porqué de las soluciones que usas.
  3. La visita de las instalaciones es un ejercicio de transparencia: no dejes que haya rincones oscuros o aulas cerradas donde no se pueda entrar. Los padres quieren sentir que todo está limpio e impecable y que no se esconde nada.
  4. Trata de los precios con toda naturalidad: déjales el folleto de información de tu escuela y tus tarifas. Es un buen momento para dar un regalito o una atención a los padres y al niño (un pequeño juguete). La idea es tener un gesto amable.
  5. Inscribe al niño en una lista: llámala lista de espera, lista de reserva, lo que sea. La tengas o no, los padres tienen que saber que ya estas preparando un hueco para su hijo; que les estas reservando la plaza. ¡Nadie que te haya visitado tiene que salir sin estar inscrito en tu lista! Y si realmente tienes lista de espera, ten cuidado de no parecer soberbia. Los padres tienen que salir de esta visita con ganas de dejar a su niño en tu Escuela y pensando que el proceso de inscripción es sencillo.
  6. No olvides hacer un seguimiento. Una persona que te ha visitado agradecerá tu atención. Al día siguiente, manda un email de agradecimiento de la visita y aprovecha para hacer hincapié en los puntos que esos padres consideraban importantes. Luego, si no has tenido noticias, no olvides llamarles en la fecha acordada con ellos. El objetivo de la llamada será saber si han madurado su decisión.

Si sigues esos consejos, te sentirás más cómoda durante las visitas. Además, serán un momento agradable y profesional en el que demostrarás el valor de tu Escuela.

¡Buena visita!

 

 

 

 

 

Hace unos días he visitado con mi mujer una escuela infantil para uno de nuestros hijos. La verdad es que nos ha sorprendido el trato que hemos recibido. Por fuera, es una Escuela totalmente nueva con instalaciones que dan ganas de visitar, pero una vez establecido el contacto telefónico y la vista, todo fue desastroso…

RECORDATORIO: Hay una relación matemática (reto a cualquier persona a mostrarme lo contrario) entre el número de llamadas, el número de visitas de la escuela y su tasa de ocupación  o al potencial de su lista de espera.

Si nadie llama, pocos visitarán. Si nadie visita la escuela, nadie será cliente.

REALIDAD: Generar llamadas y visitas es el primer paso de cualquier acción de promoción de la escuela. Las Escuelas dedican mucho tiempo y dinero en promocionarse pero todos estos esfuerzos no servirán en absoluto si cuando reciben una llamada o si cuando les visitan no controlan estas etapas. Lo más importante son los primeros contactos con los clientes potenciales. La llamada telefónica, la visita. Lo más grave sería hacerlo mal durante estas etapas. Porque no habrá otra oportunidad. ¡El primer contacto sólo existe una vez! Son momentos de verdad. Alguien te ha llamado o ha cruzado tu puerta porque cree que podrías darle un servicio que esta buscando. Alguien que tiene una necesidad está al otro lado del teléfono o enfrente de ti, en tu despacho. No está de paseo o de excursión. No llama para perder el tiempo. No te visita para pasar el rato. Está aquí para contratar una escuela infantil. 

Cuando llamó mi mujer y preguntó si podía visitar la Escuela la directora contestó: “Si, pasate cuando quieras… Adiós”… Mi mujer no se sintió particularmente bien tratada.

Todo el mundo quiere sentirse bien tratado. Para tratar bien a alguien, se requiere personalización y organización. Cuando alguien te llama, tienes que dirigir tu la conversación para alcanzar tu objetivo. Pero…¿ Cuál es el objetivo cuando recibo una llamada de información? ¿Responder a las preguntas? ¿Informar de los horarios de visita? ¿Hablar lo más posible sobre mi escuela? ¿Hacer que me paguen ya por transferencia una matrícula?

CONSEJO: Cuando recibes una llamada de información, tu único objetivo es hacer que la persona venga a visitarte. Solo eso. Nada más, nada menos.

Recuerda la ley matemática. Si nadie visita tu escuela, nadie será cliente

ESTO ES LO QUE TIENES QUE HACER:

  1. Preséntate, di tu nombre y tu cargo. No hay nada peor que hablar con alguien que no se presenta.
  2. Haz que tu interlocutor se sienta atendido, con un trato personalizado. Pregúntale su nombre y el nombre de su hijo o hija que irá a la escuela.
  3. Prepara un par de frases de presentación de tu Escuela en las que se resumen las cosas que son vuestros puntos fuertes y que os hace diferentes. Recuerda: 2 o 3 frases no más. No te lances en una venta por teléfono de tu escuela. El resultado sería aburrido para tu interlocutor. No gastes tus cartuchos ahora y guárdalos para la visita.
  4. Recuerda, el objetivo es hacer que tu cliente potencial te visite. Propón una cita a tu interlocutor: “¿María, que le parece pasar este mismo miércoles a las 18:00 o el Jueves a las 16:00?”
  5. Prepara un email de confirmación de dicha cita que mandarás nada más colgar el teléfono. En este email, puedes aprovechar para indicar un vínculo en tu web, tu blog, tu página de facebook o tu cuenta twitter.

Si respetas esos pasos, te aseguro que aumentarás tus visitas y matemáticamente aumentarás tu tasa de ocupación de la Escuela. ¡Buena suerte!

 

¿Quieres saber exactamente dónde están tus posibles clientes? ¿Quieres saber sus hábitos? ¿Quieres que ellos vengan a visitarte? ¿Ser visible a ellos? Entonces actúa en consecuencia y no ignora el Geomarketing.

Geomarketing es la denominación puntual de una de las estrategias comunicacionales más efectivas del momento para las pymes y se define en dos palabras: Marketing Geolocalizado.

Bares, cafeterías, tiendas de electrónica y demás, ya lo están usando con éxito, así que es hora de que las escuelas infantiles comiencen a usarlo como es debido y potencien de este modo sus resultados.

Hacerse ver, primer paso.jpg

Cómo iniciar a mi escuela en el Geomarketing

Si bien el Geomarketing es una rama del marketing que abarca estudios de mercado, hábitos de consumo, bancos de datos, etc., lo cierto es que con pequeñas acciones gratuitas puedes comenzar a cobrar sus dividendos. Por ejemplo:

1. Hazte ver: Google Places

Hoy por hoy buscamos todo en internet, incluidas las escuelas infantiles, entonces si queremos ser encontrados por nuestros clientes cuando esto ocurra, debemos estar a “tiro”. Y Google Places es la opción más efectiva.

Si quieres aprender cómo usarlo, haz clic aquí, en 4 pasos sencillos lo conseguirás. ¡Haz que te vean!

2. Conoce tu mercado: Google Alertas

Siguiendo la necesidad de ser visibles en la web esta herramienta permite, a través del correo electrónico, conocer todos los detalles con las búsquedas relacionadas con nuestro negocio, dándonos de este modo elementos de juicio para seguir optimizando nuestros resultados.

3. Está presente: Google Adwords

Espacios publicitarios estratégicos en las búsquedas Google: Determinamos nuestras palabras claves y, cada vez que sean buscadas, nuestra escuela infantil aparecerá para el usuario.

Consolidar y expandir es la meta

Pero el Geomarketing no solo se limita a la web pues recuerda que este se refiere a todo tipo de acciones de Marketing Geolocalizadas; por ello: delimita tu zona y comienza a consolidar y a expandir tu Escuela infantil.  ¿Y cómo lograrlo exactamente? Aquí te damos unas ideas:

  1. Programa periódicamente presentaciones y muestras de tu escuela infantil en las asociaciones de vecinos más cercanas.
  2. Trata de construir vínculos sólidos con los Líderes de Opinión más influyentes de la zona; la matrona del centro de salud, por nombrar alguno, puede ser un excelente comienzo en el momento de conseguir aliados de cara a su público objetivo.
  3. Programa actividades comunitarias en tu escuela: El día de las puertas abiertas o La fiesta del arte, son excelentes oportunidades para darse a conocer, consolidar y expandir tu imagen.
  4. Sé creativo y no deja de planear acciones de esta índole para tu beneficio.

En resumen: El Geomarketing es una herramienta que no cuesta mucho dinero pero que es muy eficaz para asegurar que tu energía se gasta en cosas que “funcionan”.

 

Para más información sobre el Geomarketing, haga clic aquí.