boca abierta gritando

Difícil mantener la calma frente a un quejica

Cualquier organización humana se enfrenta al problema de los “quejicas”;  También existen en las E. I. …

Cómo se reconoce a un “papá quejica”?

  • Hablan más alto
  • Monopolizan la palabra en reuniones
  • Tienen una solución a todos los problemas del mundo, pero nunca hacen nada
  • Siempre consideran que la culpa es de los otros
  • Nunca están de acuerdo con nada ni nadie
  • Ellos hacen las cosas mejor que cualquier otra persona

Qué hacer con los “papás quejicas”?

Primero, tienen que desahogarse (nunca en público) y tenemos que usar toda nuestra capacidad de entendimiento y de comprensión con ellos. Tienen que hablar y no guardarse todo dentro. Mejor que hablen con vosotros que con los otros padres (aunque lo harán de todas formas, hay que asumirlo).

Nunca debéis olvidar que sois vosotros los que mandan y que nadie os puede decir lo que tenéis que hacer. Mostradles que existe otro punto de vista, el vuestro, y que ellos no pueden tener idea de todos los elementos y conocimiento que os hace falta para llevar una E.I..

Gestión del conflicto

Si se escucha a los “papás quejicas”, se reduce el universo de las posibilidades. No aprecian demasiado las  innovaciones y suelen conducirnos por el camino del fracaso, ya que nunca se puede satisfacer a un “papá quejica”  aunque gastéis una enorme energía en ello. Cualquier esfuerzo para satisfacerlos se traduce en  esfuerzo inútil.  Nunca  se ha visto un quejica gestionar una empresa de éxito…

Hay que saber tratar a los “papás quejicas” y darles la importancia justa. De 60 padres, podéis tener 3 o 4 quejicas; no olvidéis que son minoría y que al resto les agrada vuestro trabajo.

A la hora de proponer un nuevo servicio, podéis hacer un test con los padres con los que tenéis buena relación y que valoran vuestros esfuerzos.

Los errores más comunes a evitar con ellos…

  • Hacerles demasiado caso y modificar nuestra opinion, idea o proyecto.
  • Tener miedo de su influencia en los otros padres (estos padres también han identificado a los quejicas).
  • Creer que los “papás quejicas” son los portavoces del resto de los padres.
  • Olvidar que la mayoría de los padres tienen otra opinión (seguramente positiva) de vuestro servicio.

A modo de conclusión, diremos que hay que identificarlos en seguida para que podáis anticipar sus reacciones y controlar un poco más vuestra  relación con ellos.

Deja un comentario