Una gran mayoría de pequeños negocios incluyen desde hace muchos años servicios adicionales a su principal fuente de negocios como manera necesaria para crecer o incluso sobrevivir. Esta estrategia podemos verla claramente en las peluquerías y salones de belleza, que añaden a su oferta de servicio la venta de productos relacionados con su actividad principal.

Todos hemos visto estanterías llenas de productos de cuidado del cabello o piel que se encuentran a la venta. La principal razón para que los clientes que han ido a cortarse el pelo, ponerse unas mechas o peinarse para una ocasión especial salgan del establecimiento con una compra que no tenían prevista realizar es porque confían en la opinión de los profesionales y valoran positivamente sus recomendaciones.

Si a esto le añades que te ahorras un viaje a un establecimiento especializado que sabes que el único objetivo que tiene es venderte cuantos más productos mejor, los beneficios de vender productos especializados para esa peluquería son claros. Para estos establecimientos puede llegar a representar hasta un 20% de la cifra de negocio.

 

más dinero para las escuelas infantiles

Existen nuevas fuentes de ingresos para las Escuelas Infantiles

¿Por qué no se adoptan estas estrategias en el mundo de la educación infantil? ¿Por qué la cuidadora que pasa horas con el niño no puede aconsejar a los padres acerca de los productos específicos más adecuados para el cuidado de sus hijos? ¿Será que aún no se han dado cuenta de la influencia que ejercen sobre los padres?

Si los padres se acercan a las cuidadoras con preguntas de todo tipo sobre la salud o bienestar y esas cuidadoras proporcionan consejos básicos de pediatría, salud dental o psicología infantil… ¿Por qué no se deciden a ofrecer los productos más adecuados para que los padres proporcionen un mayor bienestar diario a sus hijos? Cualquier consejo u opinión de las educadoras es tomado por los padres como lo que es, un consejo profesional. Quizá este momento difícil sea el más adecuado para que las cuidadoras pasen a asesorar a los padres en la compra de elementos necesarios para los niños en su vida diaria como pueden ser pañales o toallitas.

Algo más que una escuela infantil

Proporcionar esos consejos de compra de los productos más adecuados a los niños dará enormes beneficios a las escuelas infantiles, desde una imagen de profesionalidad “puntera” participando en crear una buena imagen con los productos profesionales más eficaces y adecuados a ofrecer servicios adicionales que los padres agradecerán con una mayor fidelización y recomendación. Esta estrategia también permitirá ofrecer una continuidad entre la escuela y casa siendo los principales beneficiados los niños, que usan los productos más adecuados a cada uno de ellos tanto en la escuela como en casa.

Uno de los aspectos que más agradecen los padres cuando reciben consejos profesionales de los cuidadores que trabajan a diario con sus hijos es el de su propia educación. Nadie nace sabiendo cuáles son los productos más adecuados para su propio hijo, y no hay libro ni artículo o anuncio en revista especializada que sea capaz de averiguar cuáles son los cuidados específicos que necesita el niño. El profesional que pasa con ellos buena parte del día y cuyo trabajo es proporcionar bienestar y cuidado es la más indicada para saberlo. Aún hay muchos padres que compran toallitas con alcohol o pañales que no dejan transpirar. Educar a los padres únicamente va a conseguir niños más sanos y felices.

¿Y las escuelas? ¿Cuáles son los beneficios para las escuelas? Uno muy importante es que va a obtener mayores ingresos, algo nada despreciable en una época de recortes y ajustes. A ello hay que sumar el incremento de la fidelización de los clientes y un mayor índice de recomendación de la escuela infantil a otros padres. Teniendo en cuenta que la inversión es mínima, que lo único que se necesita es una mesita o una estantería donde mostrar los productos, los beneficios se obtienen desde el primer día, tanto para la escuela como para los padres y más importante, para los niños.

educadora escuela infantile aconsejando unos padres

Las educadoras dan consejos de todos tipos a los padres

No hace falta ser un genio de las ventas y el marketing, ni contar con complicados sistemas de gestión de pedidos ni clientes. Hay escuelas que utilizan una simple hoja de papel y un lápiz y aumentan sus ingresos añadiendo la parte correspondiente de la venta de los productos en la factura mensual de la escuela.

La única condición para tener éxito en este nuevo horizonte es saber que los productos que ofrece a los padres son realmente buenos, profesionales, que no van a poder adquirir en el supermercado. Ofrecer productos eficaces que usan los profesionales de la puericultura dará ese valor añadido que permitirá a una escuela aumentar sus ingresos, tener clientes satisfechos y, sobre todo, niños más sanos y felices.

¿Listos para vender?

 

Deja un comentario