Desde los inicios de Provei (más de 3 años de existencia ya…) he dado muchas charlas en Escuelas Infantiles. Uno de los temas más exitoso es el tema de la irritación del pañal. En esas presentaciones trato con los padres de niños entre 0 y 3 años y les explico el porqué y las causas de la irritación con el fin de aportar una solución adecuada.Pero ese es otro tema.

Por ahora, quería contaros lo que he constatado tras estas experiencias:

1. Hay que ponerse en el lugar de nuestros peques

Sufrir una irritación del culete es algo bastante desagradable. Para niños entre 0 y 3 años puede repercutir directamente en su calidad de vida y su propio carácter: dificultad de atención, irritabilidad, enfados, lloros, … Por madurez, los niños tardan bastante en identificar un dolor, expresarlo, comunicar dónde les duele. Notan dolor sin saber identificarlo, pero lo sufren.

2. La irritación no es una fatalidad, tiene remedio

¡Los niños no tienen porque sufrir irritación hasta que les quitemos el pañal! Echar crema con óxido de zinc sistemáticamente a cada cambio de pañal no es una práctica muy recomendable. La irritación del pañal tiene que ser puntual y no  tiene porqué instalarse definitivamente este problema. Hay que cuestionarse sobre nuestros hábitos, sobre lo que está viviendo el niño (dientes, cambio de alimentación, …) y los productos que usamos para la higiene. Habría que consultar un pediatra cuando la irritación no desaparece en 4 ó 5 días.

3. Los productos que están en contacto con la piel de nuestros niños pueden favorecer irritaciones en vez de reducirlas.

Cada padre o madre tiene sus remedios para luchar contra la irritación. Confiar en marcas conocidas, usar remedios de la abuela o seguir en la búsqueda de una solución eficaz son algunos de los casos que he visto. Pero muchos remedios pueden ser contraproducentes: todavía se venden toallitas infantiles con alcohol, isotiazolinonas u otros componentes potencialmente irritantes. Y ¿cuántos pañales no dejan respirar adecuadamente la piel? ¿Cuántos fabricados con celulosa de baja calidad (que pueden contener restos de productos químicos indeseables)?

La conclusión a la que he llegado después de haber realizado docenas de charlas con padres, es que hay muchos engaños que promocionan productos que son potencialmente nocivos. por tanto, conocer las causas del problema y de los remedios disponibles nos ayuda a tomar mejores decisiones frente a la compra de pañales, toallitas y tratamiento contra la irritación.

Esta valiosa información y esos consejos son lo que los padres esperan de las educadoras que cuidan diariamente de su hijo. Los padres quieren y necesitan una Escuela Infantil que sepa aportar valor, información y soluciones a los problemas que les preocupan.

1 comentario

  1. Lydia. Delgado

    Es cierto que es un tema que preocupa muchos a los padres y que normalmente se dejan llevar por los productos que tiene más “fama” y no siempre son los mejores para solucionar la irritación en la piel de los niños.

Deja un comentario