Seguro que, en alguna ocasión, nos hemos llevado una mala impresión de un lugar debido al mal olor que nos daba la bienvenida. La buena calidad del aire que respiramos no es sólo importante por cuestiones de imagen, sino también por un tema de salud. Los niños pasan mucho tiempo en el interior de las aulas por lo que es primordial que respiren un aire limpio y sano.

La calidad del aire está regulada por unas directrices publicadas por la OMS que evalúan la contaminación atmosférica urbana y del aire de interiores, cuyo cumplimiento ayuda a reducir notablemente la contaminación ambiental y, a su vez, los problemas de salud que puede llegar a provocar. Según un estudio elaborado en Francia por el equipo de epidemiología y enfermedades alérgicas y respiratorias EPAR, los principales contaminantes atmosféricos que fueron analizados son partículas finas y aldehídos provenientes, principalmente de la combustión, productos de mantenimiento y materiales de construcción o decoración. Así, la concentración de estas partículas y aldehídos, los podemos encontrar en el parquet, los barnices, aislantes, desinfectantes, insecticidas, los humos procedentes de las cocinas de gas o los generados por la combustión. Una continuada exposición a contaminantes atmosféricos provoca un aumento de enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Por ello, es totalmente necesario realizar una correcta ventilación para renovar el aire en las aulas y evitar todos estos problemas.

La ventilación en las aulas ha de ser permanente y continuada. Se recomienda que, en aulas y escuelas la renovación del aire se realice al menos dos veces cada hora, siempre en función de las dimensiones de la habitación y el número de personas que la habitan. La mayoría de edificios tienen un sistema de ventilación centralizado que, a través de medios mecánicos y ventiladores, se encargan de la extracción del aire viciado para sustituirlo por un aire más puro. Los aparatos de aire acondicionado no sólo sirven para el enfriamiento o calentamiento del local, sino también para renovar el aire y “acondicionar” la situación ambiental de un espacio. Una forma de ventilación rápida y eficaz es la natural, es decir, abriendo las puertas o ventanas para que entre aire renovado. Durante los días fríos de invierno, tememos abrir las ventanas para evitar que se salga el calor de la calefacción o se enfríe el aula, sin embargo, es precisamente durante esta época cuando el aire más se enrarece, cuando los malos olores se pueden quedar más condensados y la respiración se puede volver más dificultosa.

Por ello, un buen momento para airear la sala es durante el tiempo de las salidas al patio. Sólo con tener las ventanas abiertas durante unos minutos es tiempo suficiente para renovar y reciclar el aire.  En el tiempo del patio, es cuando los niños más juegan y están en movimiento, por lo que al regresar al aula, con la sangre reactivada por todo su cuerpo, agradecerán un ambiente descargado y más puro para retomar sus actividades lúdicas y educativas.

Del mismo modo, los ambientadores son una eficaz herramienta para eliminar los malos olores y aromatizar los espacios. Desde Provei ofrecemos dos tipos de ambientadores que cumplen perfectamente ambos requisitos. Los destinados a eliminar los malos olores, capaces de matar o inhibir las bacterias microscópicas que los provocan y que pueden alojarse en el suelo, en las paredes, en el polvo, y que desinfectan y sanean el aire gracias a su contenido en Zinc. Y los ambientadores aromatizantes que, de forma automática, desprenden una agradable fragancia que invade rápidamente toda la habitación. Al actuar automáticamente, se presenta como uan opción muy cómoda cuyas recargas se realizan a los 30 ó 60 días, según su uso. Además, las fragancias utilizadas son similares al olor de la colonia Nenuco que, generalmente, se asocia al aroma de los niños y otorga una sensación muy agradable.

El aire que respiren los niños en las aulas es otro valor a tener en cuenta para ofrecer un servicio óptimo, profesional y de calidad en nuestra Escuela.

2 comentarios

  1. buen articulo

Deja un comentario