Todos nos hemos convertido en consumidores más exigentes y responsables. Da igual de qué producto o servicio estemos hablando, el hecho de contar con un más fácil y rápido acceso a la información hace que estemos en condiciones de reclamar un servicio más competente. Podemos cambiar de compañía telefónica si no estamos contentos con el servicio, de supermercado porque recibimos ofertas más baratas de otro supermercado, e incluso podemos cambiar de colegio o escuela para nuestros hijos de manera muy fácil porque la experiencia no es como esperamos. Antes era más habitual era llevar a tu hijo a la escuela infantil más cercana y compartir tu experiencia con los otros padres unos pocos minutos si se coincidía a la salida.

Hoy podemos acceder a comentarios, consejos y experiencias de padres sobre escuelas infantiles de toda nuestra ciudad. Podemos conocer los precios, condiciones higiénicas, estilo de enseñanza o facilidad de horarios de todas las escuelas que tenemos cerca. Si somos exigentes con nuestra compañía telefónica, esa exigencia se multiplica cuando se trata del cuidado de nuestros pequeños. Y si además nos encontramos en periodo de crisis, esa exigencia es total.

La exigencia de los padres hacía las Escuelas Infantiles es total

Las escuelas se encuentran con mayor competencia y no tienen que saber cómo enfrentarse a ella. Pero por si fuera poco hay que sumar problemas como la subida de las tarifas de la luz, el gas, el IPC… Los retos a los que se enfrentan las escuelas infantiles son muchos y la única manera de enfrentarse a ellos es proporcionando cada año un mejor servicio y más personalizado servicio facilitando la vida a unos padres con cada vez menos tiempo.

Hay ejemplos de servicios que facilitan la relación de los padres con las escuelas infantiles como el pago automático, el pago con tarjeta de crédito, recordatorios automáticos vía email o SMS… Pero también nos encontramos con escuelas que utilizan las nuevas tecnologías para acercarse más a los padres, con grupos de Facebook, grupos privados y protegidos donde compartir video e imágenes de los pequeños o foros para padres creando así ese valor añadido que los padres demandan y, que además, resultan muy baratos.

Llegar a los padres

Nuestra experiencia en el trato diario con escuelas infantiles nos muestra que el mayor problema que tiene la dirección de los centros es conseguir comunicar a los padres los beneficios de su escuela, mostrar que su centro va a cubrir sus necesidades y lo va a conseguir dándole lo que más valora los padres en el momento de dejar a sus hijos en la guardería, la tranquilidad de saber que sus hijos se encuentran en las mejores manos después de las suyas propias.

Las escuelas infantiles tienen que esforzarse en entender cuáles son las necesidades de los padres, cuáles sus preocupaciones, tanto en el cuidado de sus hijos como en el resto de aspectos que tienen que ver con la escuela: higiene, equipamiento, horarios, espacios al aire libre, métodos de pago, relaciones con otros padres, etc. Cada padre tiene unas expectativas para su hijo y una idea de lo que espera de él pero también de la escuela infantil a la que acude, y es imposible que cubramos esas necesidades si las desconocemos.

Estar a la escucha es primordial

Las escuelas infantiles tienen poco margen de maniobra para publicitar sus servicios, para gastar dinero en anuncios y promociones, pero sí tienen la posibilidad de crear ofertas personalizadas y adecuadas a los padres. Ser capaces de mostrar con total claridad que las actividades desarrolladas en las escuelas infantiles casan con sus intereses y prioridades va a garantizar la satisfacción y la calidad de servicio que demandan. Sirva como ejemplo «El Rincón Maestro» el blog de Marta Victorio, maestra de Educación Infantil, que acerca a sus padres las actividades que realiza con total transparencia, comentando los productos que utiliza para la higiene de los niños o diferentes juegos que lleva a cabo con los pequeños.

Sólo con un acercamiento más personal podremos crear la relación de confianza que haga que esos clientes más exigentes que nunca nos traigan más clientes capaces de hacer mejorar nuestro servicio cada año.

Post Data: gracias a Acento Infantil por haber publicado nuestro artículo en su revista nº58 de septiembre 2011

boca abierta gritando

Difícil mantener la calma frente a un quejica

Cualquier organización humana se enfrenta al problema de los «quejicas»;  También existen en las E. I. …

Cómo se reconoce a un «papá quejica»?

  • Hablan más alto
  • Monopolizan la palabra en reuniones
  • Tienen una solución a todos los problemas del mundo, pero nunca hacen nada
  • Siempre consideran que la culpa es de los otros
  • Nunca están de acuerdo con nada ni nadie
  • Ellos hacen las cosas mejor que cualquier otra persona

Qué hacer con los «papás quejicas»?

Primero, tienen que desahogarse (nunca en público) y tenemos que usar toda nuestra capacidad de entendimiento y de comprensión con ellos. Tienen que hablar y no guardarse todo dentro. Mejor que hablen con vosotros que con los otros padres (aunque lo harán de todas formas, hay que asumirlo).

Nunca debéis olvidar que sois vosotros los que mandan y que nadie os puede decir lo que tenéis que hacer. Mostradles que existe otro punto de vista, el vuestro, y que ellos no pueden tener idea de todos los elementos y conocimiento que os hace falta para llevar una E.I..

Gestión del conflicto

Si se escucha a los «papás quejicas», se reduce el universo de las posibilidades. No aprecian demasiado las  innovaciones y suelen conducirnos por el camino del fracaso, ya que nunca se puede satisfacer a un «papá quejica»  aunque gastéis una enorme energía en ello. Cualquier esfuerzo para satisfacerlos se traduce en  esfuerzo inútil.  Nunca  se ha visto un quejica gestionar una empresa de éxito…

Hay que saber tratar a los «papás quejicas» y darles la importancia justa. De 60 padres, podéis tener 3 o 4 quejicas; no olvidéis que son minoría y que al resto les agrada vuestro trabajo.

A la hora de proponer un nuevo servicio, podéis hacer un test con los padres con los que tenéis buena relación y que valoran vuestros esfuerzos.

Los errores más comunes a evitar con ellos…

  • Hacerles demasiado caso y modificar nuestra opinion, idea o proyecto.
  • Tener miedo de su influencia en los otros padres (estos padres también han identificado a los quejicas).
  • Creer que los «papás quejicas» son los portavoces del resto de los padres.
  • Olvidar que la mayoría de los padres tienen otra opinión (seguramente positiva) de vuestro servicio.

A modo de conclusión, diremos que hay que identificarlos en seguida para que podáis anticipar sus reacciones y controlar un poco más vuestra  relación con ellos.

Últimamente han pasado muchas cosas en Provei que nos han alejado de nuestro blog. Una de ella es una mudanza!

Cajas...

Ahorar estamos en San Martín de la Vega, a pocos kilómetros de Madrid, un sitio más tranquilo que el centro. Nuestro almacén ahora es mucho más grande y será más facil recibir los camiones y descargar las mercancías.

Como lo comenta el club parenting, la natalidad baja un 3,2%. El Instituto Nacional de Estadística nos publica cifras que confirman la tendencia a la baja que ha empezado ya desde hace unos años.

Impacto de la natalidad sobre las escuelas infantiles

Cada vez menos bebés?

¿Qué impacto tiene esto sobre las Escuelas Infantiles?  Estadísticamente, eso significa que habrá menos niñas y niños españoles a corto plazo. Pero también, otra tendencia se confirma: los padres trabajan (los dos) y tienen que apoyarse en las Escuelas Infantiles para cuidar y educar a sus hijas e hijos.

Además, en muchas zonas del país, ya se plantea el problema de la escasez de plazas de E. Infantil.

Así que se seguirán necesitando Escuelas Infantiles, y las que den un buen servicio tendrán siempre una larga lista de espera!