Desde los inicios de Provei (más de 3 años de existencia ya…) he dado muchas charlas en Escuelas Infantiles. Uno de los temas más exitoso es el tema de la irritación del pañal. En esas presentaciones trato con los padres de niños entre 0 y 3 años y les explico el porqué y las causas de la irritación con el fin de aportar una solución adecuada.Pero ese es otro tema.

Por ahora, quería contaros lo que he constatado tras estas experiencias:

1. Hay que ponerse en el lugar de nuestros peques

Sufrir una irritación del culete es algo bastante desagradable. Para niños entre 0 y 3 años puede repercutir directamente en su calidad de vida y su propio carácter: dificultad de atención, irritabilidad, enfados, lloros, … Por madurez, los niños tardan bastante en identificar un dolor, expresarlo, comunicar dónde les duele. Notan dolor sin saber identificarlo, pero lo sufren.

2. La irritación no es una fatalidad, tiene remedio

¡Los niños no tienen porque sufrir irritación hasta que les quitemos el pañal! Echar crema con óxido de zinc sistemáticamente a cada cambio de pañal no es una práctica muy recomendable. La irritación del pañal tiene que ser puntual y no  tiene porqué instalarse definitivamente este problema. Hay que cuestionarse sobre nuestros hábitos, sobre lo que está viviendo el niño (dientes, cambio de alimentación, …) y los productos que usamos para la higiene. Habría que consultar un pediatra cuando la irritación no desaparece en 4 ó 5 días.

3. Los productos que están en contacto con la piel de nuestros niños pueden favorecer irritaciones en vez de reducirlas.

Cada padre o madre tiene sus remedios para luchar contra la irritación. Confiar en marcas conocidas, usar remedios de la abuela o seguir en la búsqueda de una solución eficaz son algunos de los casos que he visto. Pero muchos remedios pueden ser contraproducentes: todavía se venden toallitas infantiles con alcohol, isotiazolinonas u otros componentes potencialmente irritantes. Y ¿cuántos pañales no dejan respirar adecuadamente la piel? ¿Cuántos fabricados con celulosa de baja calidad (que pueden contener restos de productos químicos indeseables)?

La conclusión a la que he llegado después de haber realizado docenas de charlas con padres, es que hay muchos engaños que promocionan productos que son potencialmente nocivos. por tanto, conocer las causas del problema y de los remedios disponibles nos ayuda a tomar mejores decisiones frente a la compra de pañales, toallitas y tratamiento contra la irritación.

Esta valiosa información y esos consejos son lo que los padres esperan de las educadoras que cuidan diariamente de su hijo. Los padres quieren y necesitan una Escuela Infantil que sepa aportar valor, información y soluciones a los problemas que les preocupan.

 

El uso de Internet y de las telecomunicaciones móviles se ha generalizado pero no todo el mundo conoce los buenos hábitos que hay que mantener.

En 1996 cuando empecé a construir mi primer sitio web y a realizar mi primer estudio de mercado utilizando Internet (una de las primeras encuesta “online” realizada en Francia) fue cuando me enteré de la existencia de la Netiquette. La Netiqueta (en Castellano) es una serie de buenas prácticas para el uso de todas las herramientas relacionadas con Internet. Me acuerdo muy bien una conversación con un administrador de red que me explicó la importancia de la Netiqueta y me advirtió de tener cuidado en tratar de usar Internet para hacer comercio (en Francia en 1996 había como un centenar de miles de abonados a internet). ¡Cómo ha cambiado el mundo desde entonces!

He intentado siempre respetar la Netiquette de manera automática y de vez en cuando veo que algunas personas La desconocen. No saber comportarse en Internet es igual de malo que no saber comportarse en la vida real. De ahí el porqué de este artículo.

Copio aquí las reglas básicas desde wikipedia.

  • Regla 1: Nunca olvide que la persona que lee el mensaje es en efecto humano con sentimientos que pueden ser lastimados.
  • Regla 2: Adhiérase a los mismos estándares de comportamiento en línea que usted sigue en la vida real.
  • Regla 3: Escribir todo en mayúsculas se considera como gritar y además, dificulta la lectura.
  • Regla 4: Respete el tiempo y el ancho de banda de otras personas.
  • Regla 5: Muestre el lado bueno de su persona mientras se mantenga en línea.
  • Regla 6: Comparta su conocimiento con la comunidad.
  • Regla 7: Ayude a mantener los debates en un ambiente sano y educativo.
  • Regla 8: Respete la privacidad de terceras personas, hacer un grupo contra una persona está mal.
  • Regla 9: No abuse de su poder.
  • Regla 10: Ser objetivo sobre temas cuyo bien primordial no afecte el general.

Muy a menudo la 3 primeras reglas no son muy respetadas.

Por ejemplo, escribir enfadado o con rabia un email puede tener graves efectos, ya que no hay que olvidar que el email es un escrito y que queda guardado. Personalmente, cuando estoy enfadado, intento no responder de inmediato a un email para no arrepentirme después.

Escribir en mayúsculas es como gritar o mostrarse enfadado. Además de hacer que no se lea bien, transmite mala imagen a la persona que lo lee. Así que cuidado con las mayúsculas, sólo las utilizaremos en ciertas ocasiones.

Así que hemos de respetar estas normas si queremos hacer un buen uso de Internet.

 

 

Hace poco he dirigido una charla-coloquio a los asociados de ACEIM, la Asociación de Centros de Educación Infantiles de Madrid. El tema estaba basado en uno de mis artículos “6 cosas que hacer para que las visitas de tu escuela sean exitosas“. Todas las Directoras y Directores presentes han evaluado la charla positivamente y he podido hablar con muchos de ellos en “petit comité”. En todas las conversaciones, volvía el tema de la necesaria adaptación a las circunstancias actuales y también el problema de reconocimiento de la labor educativa y de la imagen general que dan las Escuelas Infantiles. ¿Cómo hacer para que se valore el trabajo que se hace en las Escuelas Infantiles?

Pero antes de contestar a esta pregunta, creo que es importante hacer otra: ¿Quién está mejor posicionado para promocionar el valor de tu trabajo? ¿Será otra persona o serás tu mismo? ¿Será el ministro de la Educación? ¿Serán los sindicatos?

Las asociaciones locales y nacionales como CECE, ACADE, ACEIM, etc… tienen un papel importante en la promoción del valor del primer ciclo de infantil, pero ¿quién está en contacto cotidiano con los padres? El movimiento tiene que empezar desde abajo. En tu Escuela. En ti mismo. En tu equipo. En tus empleados.

No hay un remedio mágico para cambiar las mentalidades. Es una labor que requiere tiempo, esfuerzo y perspicacia. ¿Qué puedes hacer concretamente para que se valore más tu trabajo y por consecuencia tu gremio?

Te propongo una pistas de reflexión para ti:

  • ¿Cuidas realmente tu imagen? Puedes hacer una prueba sencilla para saberlo. Contesta a estás preguntas: ¿Tienes tarjeta de visitas impresas por un profesional de las que estás orgullosa? ¿Tienes un sitio web que genera visitas a tu Escuela y del que estás contenta? ¿Conectas con tus clientes a través de las redes sociales o de nuevas aplicaciones móviles? Quizás tienes padres que han nacido en 1990… ¿Sabías que para ellos, internet, los smartphone, facebook, twitter son medios de comunicación básicos?
  • ¿Te promocionas adecuadamente? Otro test. ¿Tienes un presupuesto anual para las acciones de promoción que haces al año? ¿Tienes un plan o un calendario para dicha promoción? Un plan no tiene porque ser 50 páginas. Pero si no planificas esas cosas, no puedes tener una promoción eficaz y que cumpla con tus expectativas.
  • ¿Tus empleados tienen una actitud positiva? ¿Los conocimientos adecuados? ¿La competencia necesaria? Estos 3 pilares son fundamentales para apoyarte en tus empleados. Una mala actitud, una falta de conocimientos o malas prácticas pueden arruinar todos tus esfuerzos en hacer que se valore tu trabajo.

Abordaremos en una segunda parte otros consejos para promover tu labor en la Escuela Infantil.

Y recuerda: si no lo haces tú, nadie lo hará por ti.

¡Felices fiestas!

 

 

Hace poco fui al médico para una hacer una revisión. Hay algo que no entiendo con algunos médicos: son inteligentes, han estudiado mucho, ven mucha gente cada día, tienen reconocimiento social pero… ¡te tratan mal! No sonríen, casi no te saludan cuando entras en la consulta, miran todo el rato el ordenador (pasan más tiempo tecleando que hablando contigo), te hacen algunas preguntas pero no te explican nada. ¡Parece que le estás molestando! Usan su autoridad moral – la justificación de lo que dicen es: porque lo digo yo.

Siempre me he preguntado. ¿Tendrán en sus estudios de medicina una asignatura “Relación con los pacientes” o “Pedagogía” o “Psicología del paciente”?

REALIDAD: relacionarse con los pacientes o con los clientes tiene mucha similitud. Un profesional tiene un conocimiento, una experiencia que el cliente no tiene y es por eso que acude a él. Es a través de las conversaciones con nuestros clientes que valoramos el trabajo que realizamos. La opinión de un cliente es fruto de las interacciones con el personal de la Escuela.

ESTO ES LO QUE TIENES QUE RECORDAR

Cuando un padre nos hace preguntas, es buena señal. Los que preguntan son los que se preocupan más por sus hijos y porque las cosas vayan bien. Te dan información sobre sus necesidades aunque no las expresen directamente. Cada pregunta que hace un padre es una ocasión única para:

  1. Empatizar con él tratando de explicarle lo que hacemos,
  2. Demostrar nuestra profesionalidad expresándonos lo más claramente posible,
  3. Valorar el trabajo que se realiza (el porqué de lo que hacemos),
  4. Comunicar nuestra pasión y entusiasmo al realizar nuestro oficio.

EJEMPLO CONCRETO: Antes de una salida a la piscina, algunos padres te pueden preguntar: ¿Todo irá bien, verdad? ¿Qué responder a parte de “¡No te preocupes que lo van a pasar bomba!”?

Tómate 2 minutos para decirle al padre o a la madre: “Entiendo tu inquietud (empatizar), pero ten en cuenta que vamos en una piscina prevista para la acogida de niños y todo nuestro personal ha seguido una formación especifica para esta actividad (profesionalidad). Cuando tu hijo esté en el agua, será en brazos de una educadora. No olvides que esta es una actividad muy importante para el desarrollo psicomotor de tu hijo; mejorará el control de su cuerpo y le proporcionará calma y relajación al desgargar su energía física de manera controlada (valorar el trabajo). Pero también es muy lúdico y  disfrutará mucho. ¡Haremos juegos muy divertidos (entusiasmo)!

Relacionarse bien con los padres hará que ellos entiendan más el valor de tu servicio, te recomendarán a sus amigos, pero sobre todo, hará que tu trabajo sea más satisfactorio como profesional de la educación.

¡A disfrutar de las relaciones con los clientes!

Durante una conversación con una clienta, me contó que como Directora de Escuela Infantil era polivalente y que hacía de todo: ¿Falta la cocinera? Cocinas tú. ¿Falta la limpiadora? ¿Limpias tú. ¿Falta una educadora? Te encargas tu de los niños de su aula, etc…

Es verdad que los Directores/as tienen también este papel: hacer que funcione la Escuela pase lo que pase. Y esto hace que muy a menudo haya estrés y un poco de descontrol.¿Te preguntas a veces si gastas tu energía en actividades que valen la pena?,¿Te preguntas si podrías ser más eficaz? E incluso, ¿tienes una idea de cómo debería repartirse tu tiempo idealmente?

Aquí te doy unos consejos para optimizar tu tiempo:

1. Reduce el tiempo de las tareas que tienen poco valor

Existen dos tipos de actividades o tareas: las que son sólo un apoyo para un funcionamiento adecuado y las que aportan valor a tu Escuela.

Las actividades de soporte son en mayoría repetitivas y aburridas. Tienen que ser optimizadas al máximo. Son por ejemplo las tareas administrativas.

Las actividades que aportan valor son las más importantes. Es el tiempo que dedicas a tus clientes actuales y potenciales. Son las actividades que haces para promocionar tu Escuela o el tiempo que pasas en formarte para que mejorar tu propia productividad.

2. Delega

La delegación es lo más delicado. Tienes que encontrar personas de confianza, competentes a las que poco a poco puedas confiar tareas. Por ejemplo, puedes nombrar una educadora responsable del almacén. Tiene que mantener o evaluar el stock de material que queda y comunicarte cuando hace falta pasar pedidos.

3. Sal de tu Escuela, y no solamente para ir al banco…

Conoce los comercios de tu calle, de tu barrio. Participa en la asociación de vecinos o de comerciantes de la zona. ¿Hay un pediatra en tu barrio? Conócelo; Que sepa que existes. Háblale de lo que haces en tu escuela. Déjale un folleto. Conoces a la matrona del centro de salud de tu barrio? Es la persona que aconseja a las futuras madres. !Es probablemente la persona más importante para ti!

4. Inspírate

Hazte socio de una asociación profesional de tu gremio.¿Cuándo fue la última vez que fuiste a una feria profesional?. Salón de puericultura, de ocio, de tecnología de la información para educación, de moda infantil, de arquitectura… No dejes de inspirarte. Eso te dará ideas para mejorar a corto, medio y largo plazo

5. Forma a tu personal.

No dejes pasar el año y que los créditos de formación caduquen. Un personal más formado es más eficaz y más feliz. Es una buena forma de fidelizar los buenos elementos y atraer talentos. Forma a tu personal no solamente en pedagogía y educación sino en gestión del tiempo, del estrés, en comunicación, nuevas tecnologías… Ahorrarás más tiempo para ti si cuentas con un personal productivo.

6. Disfruta

Haz un balance de como te va.¿Qué es lo que más te gusta hacer? ¿En qué sientes que eres mejor?¿Cuáles son las tareas que sabes que tienes que hacer pero que no haces? ¿Son importantes? ¿puedes delegarlas o incluso contratar a un profesional para hacerlo? No olvides que el tiempo que pasas trabajando como Director/a de tu Escuela representa una parte muy importante de tu vida. Este tiempo tiene que traerte satisfacción y si no, ¿de que sirve?

 

Eduketing es un encuentro sobre el marketing educativo que celebra en 2012 su segunda edición. La verdad es que tiene muy buen pinta. Los ponentes paracen ser profesionales altamente calificados.

Nunca he participado en una edición de eduketing y entonces me es difícil recomendar acudir a este encuentro. Nonobstante, creo que puede ser muy útil de participar en este tipo de encuentros para una directora de Escuela Infantil.

Os dejo el vínculo de la página de eduketing.

La inscripción es un poco cara: 200€ hasta el 1 de febrero. Luego aumenta hasta los 250€ para los ultimos registrados.

Me voy a registrar. Así que nos cruzaremos a lo mejor en Eduketing…

Algunos de mis clientes me confiesan que tienen descuidado su sitio web. Muy a menudo el tema del web y de facebook o twitter queda un poco de lado; está apartado a causa de los problemas de la vida cotidiana, de modo que la comunicación online pasa entonces en un segundo plano.

Hay quien piensa: “Tener un sitio web en condiciones no me aportará más clientes” o “Facebook, Twitter, Tuenti, todo esto suena un poco a Big Brother. Además, no puedo dedicar mucho tiempo a estas cosas. ¡Para qué comunicar online si veo los padres todos los días en la Escuela!”

¿Has dicho redes sociales?

Tres puntos que todas las directoras de Escuelas Infantiles deberían tener en cuenta:

1. Puede ser que estar en internet no aporte muchos clientes (aunque seguramente depende de lo que se hace en internet), pero si que puede hacer que pierdas clientes. Muchas personas antes de visitar la Escuela navegan en internet. Qué mejor manera de tener una primera opinión sobre la calidad de la Escuela. Hoy, el tiempo es oro y antes de concretar una cita con la Directora de una Escuela, los padres navegan en la web, miran lo que se dice en los foros o en Facebook, visitan virtualmente la Escuela, tratan de entender cuál es la diferencia y el valor que tiene la Escuela.

Lo más importante será la visita física: el personal educativo, las instalaciones, el programa pedagógico, el cariño que se intuye se da a los niños. Estamos de acuerdo, pero antes de llegar a pisarla, a lo mejor algunos padres ya han apartado una Escuela por ver unas fotos pocas apetitosas de las instalaciones de la misma en la red. ¡Incluso algunos no lleguen ni a saber que hay una Escuela en un barrio vecino si no aparece en Google Maps!

2. Las nuevas redes sociales como Facebook o Twitter no sólo son un pasatiempo o una moda. A lo mejor no quieres dialogar con tus clientes en la red, pero no podrás evitar que ellos hablen de tí, para bien o para mal; y más te vale saber lo que dicen! Porque la gente se toma en serio los comentarios de los usuarios en la red. Hay más de 600 millones de usurarios en Facebook y posiblemente algunos de ellos son los papás de tus niños. ¿No quieres darles una oportunidad de comunicarse contigo? ¿Dejarás sin respuestas los comentarios que se hagan sobre tu Escuela?

3. No cuesta mucho tener una web de calidad y no es cuestión de dinero. A lo mejor si que es difícil encontrar el proveedor adecuado, pero crear un sitio web se ha democratizado bastante. Uno puede inspirarse en lo que han hecho algunas Escuelas y preguntarles quién es su proveedor. Abrir una página en Facebook es gratis y no requiere pasar más de 5 minutos. Luego, solo basta con escribir o colgar algunos fotos de vez en cuando para animar el sitio. Os dejo un ejemplo de página Facebook que está muy bien gestionada.

Puede ser sorprendente que algunas Escuelas hagan muchos esfuerzos para tener unas instalaciones muy bien cuidadas, bonitas, limpias y acogedoras. ¿Porqué no mostrarlo en internet y potenciar esos esfuerzos para promocionar la Escuela?

En realidad la pregunta no es estar o no estar en internet: de todos modos, estamos todos en internet que lo queramos o no…